Cómo identificar los tipos de parásitos que pueden estar presentes en nuestro gato

La presencia de algunos tipos de parásitos en gatos, pueden generar en nuestra mascota ciertos cambios no solo en el comportamiento, sino que también en su aspecto físico, la presencia de parásitos son más comunes en gatos bebes que en los jóvenes, no obstante, debemos del mismo modo estar muy atentos ante cualquier eventualidad en nuestra mascota sin importar su edad.

Es muy común que los gatos bebés, contraigan parásitos a través de la madre, en el caso de los gatos jóvenes pueden contraerlo a través de la piel, así como por la ingesta de pulgas, roedores o conejos infectados, la idea es que podamos identificar cuando nuestra mascota presenta parásitos y es eso lo que te explicaremos en el artículo de esta oportunidad.

En mascotafiel.com te daremos toda la información acerca de estos hermosos animales, todo acerca de su alimentación, costumbres y cuidados, así que si eres un amante de los gatos no puedes perderte nuestros post, que están hechos con todo el amor para estos maravillosos mininos.

tipos de parásitos en gatos

Como ya mencionamos anteriormente la presencia de parásitos en los gatos puede deberse a muchos factores que van desde contraerlos a través de la leche materna o en el caso de los gatos mayores, pues consumiendo carne infectada, en cualquiera de los casos lo importante es que podamos aprender a identificarlo, y nosotros te ayudaremos en esta tarea. Comencemos.

Busca las señales físicas.

Una de las señales más claras de la presencia de parásitos en nuestra mascota es el estado de su vientre. Cuando un  gato presenta una alta carga parasitaria, es común que esté presente un vientre abultado, y además poca presencia de grasa en los lados de la costilla y lomo.

Uno de los tipos de parásitos en gatos que ocasionan este tipo de abultamiento abdominal son los  nematodos, sin embargo podemos encontrar este signo en otros tipos de parásitos.

Del mismo modo de vemos revisar el cuerpo del felino en búsqueda de almohadillas de grasa, si notas cuando acaricias a tu minino algunas protuberancias puntiagudas en la columna es posible que estemos ante la presencia de grasa en los huesos del gato, esto quiere decir, que posiblemente tu mascota se encuentre infectada de este tipo de invasores.

El pelaje del animal también nos da una clara señal de su estado de salud, esto se debe a que los parásitos intestinales consumen una gran parte de los nutrientes en la dieta de la mascota.

Vómitos y las encías del gato

reconoce los síntomas

Reconoce los síntomas Esto no es otra cosa que una señal de que tu gato no es obteniendo los nutrientes, vitaminas y minerales que requiere para su sano desarrollo. La presencia de parásitos en nuestros mininos, pueden ocasionar vómitos y diarrea, además que una carga parasitaria alta puede ocasionar en el animal obstrucción intestinal, lo que pondría en peligro la vida del felino.

Una de las cosas que podemos observar en nuestro gato y que nos dice que estamos ante la presencia de posibles parásitos es la coloración de las encías, como por ejemplo los ancilóstomos que pueden generar sangrado en los intestinos del animal.

Esto origina una pérdida de sangre lenta, lo que ocasiona un cuadro de anemia que puede verse reflejado en las encías, ya que estas palideces, el gato deja de ser activo y se siente débil, lo que puede ocasionar la muerte si no es tratada a tiempo.

Identifiquemos los tipos de parásitos en gatos.

Cestodos.

La importancia de identificar que tipos de parásitos en gatos es que podemos saber qué tipo de tratamiento podemos usar de forma adecuada, para ello debemos mirar bajo la cola del animal en búsqueda de huevos de cestodos, los cuales migran hacia fuera del ano del animal y se quedan en el pelaje cercano a la zona.

Nematodos.

Este es uno de los tipos de parásitos en gatos, que parecen una especie de fideo, y miden en promedio unos 5 o 10 cm de largo. Los toxocara cati pueden contraerse a través de la leche materna, lo que son unos de los parásitos responsables del vientre abultado en gatos bebés, sin mencionar de los vómitos y diarreas en estos.

La toxacaris leonine, se adquiere mediante las heces de gatos o roedores infectados, en muchos casos el animal vomita el parásito entero o lo excreta.

Ancilóstomos.

Son unos pequeños parásitos que miden a lo máximo un cm, por lo que es difícil percibirlos a simple vista, estos se pueden encontrar en la leche materna, aunque se puede dar el caso de infección en gatos a través de la ropa de cama infestada con este tipo de parásitos.

cada tipo de parásito posee un tratamiento específico

Exámenes de despistaje 

Es posible que el veterinario decida hacer un examen exhaustivo en tu mascota, entre este tipo de medidas podemos encontrar revisiones en el corazón, ya que allí se pueden alojar algunos parásitos, aunque este tipo de situación es mayor en perros que en gatos, no obstante, no está de más como medida preventiva.

Los mosquitos infestados con este tipo de parásitos pueden picar a tu minino y dejar huevos en su torrente sanguíneo, lo que puede ocasionar,  falta de energía y pérdida de peso, además de tos. En muchos gatos los síntomas nos se notan y termina por muerte súbita del animal, debido a un vaso sanguíneo obstruido.

La muestra de las heces fecales, es una de las formas más eficaces para poder determinar si tu minino tiene parásitos y de qué tipo son, esto funciona en casi todos los parásitos a excepción que en los del corazón.

Debes saber que para cada tipo de parásito existe un tratamiento específico, sin embargo, esto dependerá de la prontitud con la que lleves a tu minino para un chequeo médico y saber si realmente tu mascota presenta parásitos.

Los tipos de parásitos en gatos, se determinan a través de las medidas de prevención que mencionamos aquí, ante la presencia de un abdomen excesivamente abultado y la presencia de grasa en los huesos, se considera que lo mejor es buscar la ayuda del veterinario.

Recomendaciones

Quizás muchos no lo consideren importante, pero el simple hecho de llevar a nuestro gato o perro, al veterinario al menos dos veces al año, no solo nos ahorra una cantidad considerable en tratamientos médico, sino que nos ayuda a mantener a nuestro compañero en un buen estado de salud y en optimas condiciones, aunque a tu mascota no le agrade mucho la idea de visitar al médico, te aseguro que este simple hecho le estará haciendo el mejor de los bienes.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlos y amarlos, respetarlos y sobre todo tenerlos bajo mucha responsabilidad, ya que dependen de nosotros para muchas cosas, la tenencia responsable es sumamente importante. ¡Adopta no compres!

Espero que haya sido de tu agrado este artículo, te invito a dejar tu comentario y/o sugerencia abajo y con mucho gusto la tomaremos en cuenta, nos vemos ¡Hasta un próximo post!

 

Fuente: este post proviene de Mascotafiel, donde puedes consultar el contenido original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *