El fiscal pide cuatro años de prisión por maltrato animal..

La presidenta de la protectora Parque Animal, ubicada en la localidad malagueña de Torremolinos, acusada por un delito continuado de maltrato animal por el supuesto sacrificio “masivo” de 2.200 animales, ha dicho que “jamás” realizó ese exterminio y ha apuntado que eran los veterinarios los que decidían las eutanasias.

“Yo tengo fobia a poner inyecciones”, ha indicado, rechazando también haber falsificado certificados o listados para incineración.

El fiscal pide cuatro años de prisión por maltrato animal, y falsedad en documento oficialEl Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga ha comenzado este martes el juicio a la presidenta de dicha asociación, para la que la Fiscalía pide cuatro años de prisión por los delitos continuados de maltrato animal e intrusismo profesional, por los que también imputa a un empleado de la protectora, aunque a éste en calidad de cooperador necesario.

 

Además, a la dueña se le acusa de un delito continuado de falsedad en documento oficial cometido por un particular.

 

Resultado de imagen de protectora torremolinos

“Yo soy amante de los animales solamente, no me atrevo ni a cortarles las uñas”, ha asegurado la acusada en su interrogatorio, apuntando que “con una jeringuilla me han podido ver”, pero no con producto eutanásico, sino con jarabe para darlo por la boca. Asimismo, ha señalado que “nunca” ha hecho listados para incineración, apuntando que “yo tenía mis ocupaciones que eran los animales, buscarles dueño y que la protectora funcionara bien”.

 

Ha apuntado que serían 283 fallecimientos con justificación los que ocurrieron en el periodo en el que las acusaciones le achacan la muerte de más de 2.200, una cifra “monstruosa que no sé de dónde se lo han sacado” y que es “imposible, un disparate, entonces por qué iba yo a dedicar mi vida a estar allí procurándoles dueños”, ha dicho, apuntando que sigue teniendo 12 perros, 14 gatos, dos conejos, dos ocas y dos tortugas, en su casa, porque “la gente sigue creyendo en mí, me los traen y no puedo decir que no”.

 

Ha considerado que este proceso “es un cúmulo de mentiras”, en relación con las declaraciones de testigos que hablan de estos sacrificios, y ha explicado que tuvo una reunión con tres veterinarios, que le propusieron gestionar ellos una parte del centro, a lo que ella se negó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *