Lo manipularon GENETICAMENTE para reducir su TAMAÑO, pero…

Este pequeño perrito llamado Pip fue abandonado junto con su madre Peggy al lado de una carretera en Basildon, condado de Essex. A Peggy le falta una parte de su pata trasera izquierda y el cachorrito nació sin una parte de su cerebro y sufre de ceguera. Los expertos aseguran que esto se debe a la manipulación del hombre para hacer que su raza sea cada vez más pequeña y después venderlos como si fueran un objeto.

Para la época de Navidad la demanda de cachoros pequeños aumenta considerablemente. Estos perros suelen ser vendidos a precios muy elevados por lo que a los vendedores sin escrúpulos les llama mucho la atención realizar este tipo de negocios por lo lucrativo que resulta.

Pip y peggy

Pip y su mamá fueron llevados al veterinario y a Pip se le realizó una resonancia magnética donde se pudieron detectar los problemas cerebrales, le falta una parte de su cerebro que está relacionada directamente con la visión, el equilibrio y la coordinación, sufre de hidrocefalia, y sus nervios ópticos no se desarrollaron por completo, los especialistas nunca habían tratado un caso similar en toda su carrera.

Exámenes médico veterinarios de Pip

Los exámenes oftalmológicos afirmaron que Pip no se encuentra totalmente ciego, él no responde a reflejos de luz, pero los especialistas se asombraron al ver que fue capaz de pasar las pruebas de obstáculos que le hicieron con gran facilidad, aún hay esperanza.

Perro tacita de té

Peggy tiene aproximadamente 3 años de edad y Pip tiene tan solo 12 semanas de edad, la buena noticia es que él logrará sobrevivir, pero para ello tendrá que someterse a un tratamiento toda su vida, gotas para ojos y claro está, deberán realizarle revisiones veterinarias bastante periódicas. Este par de perros se encuentran actualmente bajo el cuidado de la organización RSPCA.

Chihuahua Pip

La RSPCA también está en búsqueda de las crueles personas que dejaron abandonados a este par te Chihuahuas, si usted tiene algún tipo de información, puede comunicarlo al siguiente número:  0300 123 8018, toda ayuda puede llevar ante la justicia a quien hizo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *