Se descubre un tiburón con dos cabezas en Málaga

Cada Cráneo posee una boca, dos ojos, un cerebro y cinco hendiduras branquiales a cada lado; en el interior hay dos corazones, dos esófagos y dos hígados

Hasta su reciente publicación no existía ninguna cita de un tiburón dicéfalo perteneciente a una especie ovípara, es decir, a una especie que pone huevos que no reciben el cuidado materno. El primer caso de estas características, publicado recientemente en la prestigiosa revista científica ‘Journal of Fish Biology’, ha sido descubierto y descrito por un grupo de científicos del Departamento de Biología Animal de la Facultad de Ciencias de la UMA, liderado por la catedrática Ana Carmen Durán.

El término dicefalia se refiere a hermanos siameses que presentan dos cabezas bien separadas, pero que comparten el resto del cuerpo.

Si bien individuos dicéfalos se han descrito en todos los grupos de vertebrados, en el mundo de los tiburones los hallazgos de ejemplares con dos cabezas se puede decir que son escasos. Hasta ahora, todos los casos de los que existen verdaderas referencias científicas corresponden a embriones que se han encontrado de forma casual en hembras vivíparas, que alimentan a sus hijos a base de una estructura de tipo placentario, o de hembras ovovivíparas, que incuban los huevos en su interior.

El equipo de ‘Estudios Cardiovasculares en Vertebrados’, liderado por Ana Carmen Durán, está llevando a cabo un programa de investigación sobre el desarrollo del corazón en tiburones. Para ello disponen de huevos de hembras de olayo atlántico, Galeus atlánticus, que aún no han desovado y que han sido capturadas por barcos pesqueros.

El embrión desarrollado de huevos de hembras de olayo atlántico

Los huevos, mantenidos en acuarios convenientemente equipados, son translúcidos, lo cual permite seguir el desarrollo de cada embrión. El presente embrión dicéfalo se detectó de entre un total de 797 huevos, lo cual supone una incidencia de la malformación de un 0,13%. Cada cabeza poseía una boca, dos ojos, un cerebro y cinco hendiduras branquiales a cada lado, dos notocordas y dos tubos neuronales. En el tronco había dos corazones, dos esófagos, dos hígados, pero un solo intestino. Las futuras aletas dorsales estaban duplicadas, pero las ventrales no.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *