¡Veterinarios ALARMADOS! Adictos HIEREN a sus PERROS para obtener…

Con el el tiempo hemos visto cómo miles de personas no se preocupan e incluso maltratan a sus mascotas de múltiples maneras, pero es increíble lo que algunas personas son capaces de hacer.

Es muy triste conocer tantos casos de maltrato a diario donde desalmados atentan contra la vida de estos seres inocentes que solo se merecen amor y respeto para satisfacer sus necesidades.

La adicción a medicamentos a base de opio se incrementó de manera muy crítica en los últimos tiempos, matando aproximadamente a 33.000 personas el año pasado, y los números siguen subiendo de manera alarmante, ya que estos hacen lo que sea para conseguir recetas para su droga.

Los veterinarios han dicho que existen muchos dueños de animales que están maltratando apropósito a sus mascotas y gatos con el objetivo de que les receten estos medicamentos, utilizados en su adicción y no para el tratamiento del pobre perro lastimado.

El Tramadol se ha convertido en el medicamento preferido de los adictos por su bajo costo, la venta al mayor es por menos de 25 dólares según New York Post, razón por la que recurren a hacer daño a sus animales.

Un médico forense reporto que era mayor la taza de adolescentes adictos que morían por el consumo de Tramadol más que la muerte por morfina o heroína.

Muchos son los veterinarios que quisieran creer que los dueños de animales nunca herirían a propósito a sus animales y menos para conseguir drogas, pero esta epidemia tiene en alerta a veterinarios de todo el mundo que cada día reciben más y más pacientes con lesiones recurrentes.

Tenemos el caso de una chica de 23 años quien vive en Kentucky, cortó a propósito a su mascota un Golden Retriever con hojillas de afeitar para así obtener una receta de Tramadol.

El testimonio del Doctor Chad Bailey, del Hospital de Animales de Elizabethtown, fue que el perro de la chica necesitó sutura dos veces en un mes por cortes, situación que se repitió varios meses después.

Este caso en particular puso en alerta al veterinario ya que, cada vez que el animal lo visitaba, su dueña solicitaba medicamentos para el dolor que tenia el perro, lo cual era muy sospechoso. Heather Pereira fue arrestada y posteriormente fue condenada a 4 años de prisión sin fianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *